Suscríbete!

10 may. 2009

Cronicas... cap 16: rompiendo el sello

Cáp. 16: Rompiendo el sello.

Entraron. Era la primera vez que Hadda entraba en la misteriosa habitación, pero no sería la última. Era una enorme sala circular, muy oscura, apenas iluminada con dos antorchas enormes en la parte norte. En el centro había una especie de santuario que le recordó a Stonehenge, con diez columnas, las cuales rodeaban a unas cadenas sujetas al piso, las cuales, supuso, eran usadas para mantener quiero al jinyuriki capturado.
Sobre las columnas, cada uno de los miembros de Caelum Sanguis esperaba pacientemente a que los preparativos comenzaran. De la nada, Shinji apareció detrás de Hadda y la tomó de los hombros, luego la empujó bruscamente hacia las cadenas. Shusei bajó la mirada y cerró los ojos, no podía soportar que la maltrataran, pero esta vez tampoco podía impedirlo.
El Heian subió a la columna sin levantar la mirada. Shinji hizo arrodillar a Hadda y le ató los tobillos y las muñecas a las cadenas. Aunque sentía la necesidad de arrancarlas, no lo hizo, sabía que no debía, ya que si lo hacía todo por lo que había luchado se destruiría.
- Mas te vale que estas cosas sean resistentes Shinji- le dijo entre dientes y en tono de amenaza.
- Intenta zafarte y lo comprobarás.
Miró con atención las cadenas, eran muy gruesas y parecían bastante resistentes.
- No me tientes Shinji... sabes que soy capás de hacerlas añicos.
- Pero no lo harás- se le acercó hasta que la punta de sus narices se tocaron- porque si escapas, le dirás adiós a tu mejor amigo y a la Aldea del Fuego.
Resopló en forma de respuesta y luego giró la cabeza bruscamente, haciendo que su cabello golpeara a Shinji. El líder la tomó del mentón y la llevó hacia él repentinamente. Ambos activaron sus Técnica Oculares y se miraron fijo a los ojos. Entonces...
- ¡Shinji, deja de perder el tiempo y comencemos!- le gritó Yuriko.
Shinji soltó a Hadda y comenzó a caminar hacia su columna lentamente. Todos lo observaron en silencio. Cuando el líder se ubicó en su lugar, tomó el collar que tenía en el cuello y se lo sacó. Lo enredó en sus muñecas e hizo una extraña posición de manos que Hadda jamás había visto.
- ¡Herramienta del Poder!
El sellos que colgaba del collar, el cual tenía el kanji “unión”, comenzó a brillar. Entonces los demás miembros comenzaron a hacer las posiciones de manos de sus sellos: Shusei, fuego (Kyuubi no youko) y demonios (Yamata no orochi); Yusei tierra (Kaku); Yuriko rayo (Raijuu); Takuma ilución (Houkou); Hisao veneno (Sokou); Kasuya agua (Isonade) y oscuridad (Nekomata); y por último Kaname, viento (Shukaku). Todos los sellos comenzaron a brillar en el orden en que hicieron las posiciones y por último la herramienta del poder volvió a brillar con más intensidad.
Entonces cada uno comenzó a rodearse de un poderosísimo Aura, que poseía el poder del sello. Entonces Shinji volvió a decir:
- ¡Herramienta del Poder! ¡Unión de Sellos!- los nueve Auras abandonaron a sus portadores y se dirigieron hacia Shinji, concentrándose en la herramienta del poder- ¡Ruptura del Sello!
Entonces toda la energía concentrada en la herramienta rodeó la mano derecha de Shinji, el cual hizo un movimiento brusco y luego apuntó a Hadda con su mano, como si fuera una flecha. De la nada, el poderoso Aura tomó forma de lanza y se dirigió a toda velocidad hacia ella. Se preparó para recibir el golpe, sabía que iba directo a su pecho, por lo que alejó todo su Aura de ese punto para que el sello se rompiera más fácilmente.
La flecha de Aura la atravesó fuertemente y no pudo evitar lanzar un fuerte que resonó en toda la habitación. Cayó de rodillas, agitada y con los ojos cerrados. Cuando los vio que Kaname y Yusei hablaban, pero no podía escuchar nada. Las cadenas habían lastimado un poco sus muñecas, aún así el sello solo había sufrido un leve rasguño, apenas se había agrietado.
- Es extraño, normalmente la flecha traspasa al portador.
- Si Yusei, pero parece que Hadda no exageraba cuando dijo que el sello era casi indestructible.
- ¡¡Shinji!!- la voz de Hadda ya tenía un tono demoníaco- Será mejor que te apures... ¡deja de hacer estupideces y destruye el sello de una vez!
- ¡Cállate Demonio Escurridiza!
- ¡Deja de hablar y comienza a actuar! No vez que esa flecha fue muy débil, apenas se agrietó... debiste buscar un reemplazo para Genji y Naiki... ¡una persona no puede darle a dos sellos la misma energía que a uno solo! ¡Por eso el sello sigue activo!
- ¡Cállate! ... Shusei, Kasuya, activen un sello a la vez y pásenme la energía.
Ambos obedecieron.
- Fuego- dijo el Heian, haciendo la posición del fuego.
- Agua- dijo Kasuya, rodeando sus brazos de Aura en forma de espiral, siguiendo los tatuajes del agua que tenía.
Los Auras de ambos los rodearon y fueron directo a Shinji.
- Demonios- Shusei hizo una posición de manos extraña, que solo había visto hacer a Genji, entrelazó sus dedos y luego levantó los dedos índice y anular de ambas manos.
- Oscuridad- Kasuya realizó la misma posición, solo que también levantó el meñique.
También se dirigieron hacia Shinji. El líder repitió la posición de manos y volvió decir:
- ¡Herramienta del Poder! ¡Ruptura del Sello!
La flecha de Aura volvió a formarse, esta vez mucho más poderosa. El líder volvió a lanzarla directo al corazón. Hadda volvió a retirar todo su Aura de su corazón, para que el sello quedara al descubierto. La flecha volvió a atravesarla a una increíble velocidad, pero esta vez la traspasó: el sello se había quebrado.
La chica comenzó a gritar endemoniadamente, lanzando alaridos aturdidores, desgarradores. Comenzó a retorcerse, como si no tuviera huesos. Las cadenas que la ataban estaban tan tensas que comenzaron a lastimar sus muñecas terriblemente, haciéndolas sangrar. El Aura del demonio comenzó a rodearla, haciéndose cada vez más fuerte.
Todos quedaron anonadados, nunca ningún jinyuriki había reaccionado así ante la ruptura de su sello. Era evidente que el demonio la estaba poseyendo, estaba intentando salir del cuerpo de la chica, pero ella no se lo permitía, porque, como había dicho, era su alma la que mantenía controlado al demonio. Luego de unos minutos, Shusei salió de su sorpresa y le gritó a Shinji.
- ¡Rápido Shinji, hay que extraerlo o nos matará, no solo a Hadda, a todos!
- ¿He? ¡Oh, claro! ¡Extracción!
Todos los miembros de Caelum Sanguis comenzaron a hacer una serie de posiciones de manos muy extrañas. Cuando todos terminaron de hacer las tres series de seis posiciones, un majoringu[1] se dibujó en el piso, de modo que cada una de las columnas quedó en un punto central y Hadda quedó en el centro del círculo. Entonces Shinji tomó la herramienta del poder y la enredó en su brazo derecho.
- ¡Herramienta del Poder! ¡Extracción!
Su brazo se rodeó de la misma energía que había formado la flecha y entonces apuntó con su mano abierta a Hadda. De la nada una mano gigantesca, formada de ese Aura, salió del brazo del líder y se introdujo en el cuerpo de la chica, la cual comenzó a gritar aún más fuerte.
Todo permaneció unos minutos en completo silencio, hasta que Hadda volvió a gritar, tirando la cabeza hacia atrás y abriendo los ojos bruscamente. Sus ojos habían cambiado: estaban completamente rojos, de iris amarillo y pupilas también rojas: eran los ojos del demonio. Al instante, sus parpados, labios y nariz comenzaron a sangrar. Ella no paraba de gritar e Shusei serró los ojos y le dio la espalda al escenario, a la vez que se tapaba los oídos.

Mientras tanto, en la mente de Hadda se libraba una terrible batalla: ella y un ser espeluznante de tez rojiza y cabello negro profundo luchaban por ver quien controlaba a quien. Parecía que el demonio iba a ganar, cuando una extraña energía los interrumpió, interponiéndose.
- Pero que rayos...
- Estás acabado demonio, Shinji logró alcanzarte, ahora va a extraerte.
- Así que esta cosa es lo que me sacará de dentro tuyo- dijo el demonio tocando con un puntiagudo dedo a la energía, que estaba tomando forma.
- Si, al fin me libraré de ti...
El demonio observó atentamente como la energía tomaba forma humana- O yo de ti...
- ¿Qué...?
Entonces de la nada el demonio se abalanzó sobre Hadda, haciéndola caer de espaldas y él arriba. Comenzaron a forcejear, rodando por el piso, mientras la energía intentaba agarrar al demonio. En cierto momento Hadda quedó arriba y la energía la tomó de la capucha de la túnica y se la acercó.
- ¿Pero que haces? ¡Él es el demonio!
El ser lanzó una carcajada- Esa cosa no piensa, solo toma a un alma y la saca del cuerpo, es todo.
- ¡¿Qué?! No, no, suéltame, suéltame!!- Hadda comenzó a luchar por liberarse de la energía, pero era inútil- ¡Shusei-san! ¡¡Ayúdame!! ¡¡Shusei-san!!


..continuará...

[1] Majo: burja/o - Ringu: aro/circunferencia. Majoringu: circunferencia con iscripciones usadas en la magia.

No hay comentarios: