Suscríbete!

27 may. 2009

cronicas... cap 16 parte 2

cap anterior:
El ser lanzó una carcajada- Esa cosa no piensa, solo toma a un alma y la saca del cuerpo, es todo.
- ¡¿Qué?! No, no, suéltame, suéltame!!- Hadda comenzó a luchar por liberarse de la energía, pero era inútil- ¡Shusei-san! ¡¡Ayúdame!! ¡¡Shusei-san!!


El grito de auxilio de Hadda fue más fuerte que sus alaridos y llegó a Shusei, el cual se dio vuelta y vio como la mano de Aura intentaba salir del cuerpo de su prima.
- ¡No! ¡Shinji espera!
El líder lo miró extrañada. El Heian serró los ojos y se transportó a la mente de su prima. La energía, que tenía forma de mujer, arrastraba a Hadda como si nada, tomándola de la capucha, y la chica intentaba soltarse sin éxito. El demonio reía a carcajadas y se revolcaba en el piso. Shusei corrió hacia la energía y gritó, al mismo tiempo que el sello del fuego brillaba en su cuello.
- ¡Suéltala! ¡A él tienes que sacar!- y señaló al demonio.
La energía, que tenía la forma de la madre de Hadda, una mujer de cabello castaño claro y ojos color miel, lo miró fijamente un minuto. Luego soltó a Hadda y se dirigió hacia el demonio, que dejó de reír y comenzó a intentar detener a la energía.
- Hadda, estás bien?
- Si, si- la chica miró a la energía- ¿Por qué tiene apariencia humana?
- No solo tiene apariencia humana, es la apariencia de tu madre, la original creadora de tu sello.
- Mi madre... ¿esa es... mi madre?- preguntó con ojos llorosos.
- Si... escucha, será mejor que vengas con migo, tu cuerpo es muy peligroso en este momento.
- De acuerdo, ¿pero adonde...?
- A mi mente.
Ella se sorprendió, aunque siempre se comunicaban mentalmente y su primo había ido muchas veces a su mundo mental, ella nunca había entrado al mundo mental de Shusei. Ambos se miraron a los ojos y se transportaron. Salieron casi despedidos del cuerpo de la joven y entraron al de él.
La mente de Shusei era una amplia e infinita pradera, de cielo rojizo y nubes negras, con una eterna Luna llena negra. Soplaba un fuerte viento y todo tenía un tono rojizo y negro. Hadda se miró las manos y luego miró a Shusei, ambos había tomado la tonalidad rojiza y negra de todo lo demás.
- ¿Aquí es donde traes a las personas a través del Tsuki no Tenshi?
- Si, al igual que tu las transportas a tu oscuridad infinita, yo las transporto aquí, a la pradera roja.
Hadda observó el lugar por un largo rato, mientras Shusei volvía al exterior:
- ¡Rápido Shinji! ¡Ya es hora! ¡Saca al demonio!- le gritó el Heian al líder.
Shinji lo miró y asintió, Shusei era único capaz de gritarle de esa forma y de darle órdenes al líder. Él volvió a mirar a víctima, que seguía retorciéndose y lanzando demoníacos gritos y comenzó a sacar la mano de Aura del interior de la chica. Poco a poco el brazo fue saliendo y los gritos se fueron perdiendo.
Cuando salió completamente, la enorme mano estaba cerrada y se oían demoníacos gritos y palabras en un idioma extraño: el demonio intentaba escapar, haciendo que su cuerpo (en forma de un extraño humo rojizo) se escabulla entre los dedos. Pero Shinji fue lo suficientemente rápido como para crear el nuevo contenedor. Realizó seis posiciones y luego gritó, colocando sus manos entrelazadas de palma contra su pecho:
- ¡Herramienta del Poder! ¡Sellado con Almas Múltiple!
De la nada, una especie de humo gelatinoso plateado salió de su boca, al mismo tiempo que los otros sellos brillaban y el mismo humo salía de las bocas de los demás miembros de Caelum Sanguis. Las ocho almas comenzaron a rodear la mano. Entones de la boca del inerte cuerpo de Hadda también salió la parte de su alma que ella había dejado intencionalmente ahí y se unió a las demás partes. Las nueve partes de las nueve almas se pegaron a la mano y la envolvieron como un papel de regalo.
Shinji, que había caído de rodillas y estaba agitado, levantó dificultosamente su brazo derecho y una vez más hizo brillar la herramienta del poder para absorber definitivamente el poder del demonio y unirlo a los otros nueve bijuus. Uno por uno los miembros de Caelum Sanguis fueron desmayándose por el shock de la división de almas.

Shusei cayó en los brazos de su prima, ya no podía, iba a desmayarse. La pradera roja perdió su tiñe rojizo y se volvió completamente oscura, como una noche sin Luna ni luces. Cuando su primo quedó dormido en sus brazos, supuso que a Shinji le estaba por pasar lo mismo y sin dudarlo abandonó el cuerpo del Heian y se dirigió al cuerpo del líder.

La mente de Shinji era muy extraña. Hadda se encontraba flotando en un lugar repleto de espejos y puertas, el lugar era de muchos colores psicodélicos que no se quedaban quietos, todo se movía y era muy silencioso.
- Que... guau, que lugar tan extraño...
- ¡Que haces en mi cuerpo!- la aturdió una voz!
La chica se dio vuelta, Shinji también flotaba, pero estaba distinto, sus ojos eran más pequeños y su boca más alargada de lo normal. La chica estaba por hablar cunado otro grito la interrumpió.
- ¡Sal de mi cuerpo Hadda!
Miró a su izquierda- ¡Shinji! Como es que...- pero antes de que pudiera terminar otro Shinji apareció por su derecha. El de la izquierda tenía unas tremendas ojeras y el otro ojos muy grandes- ¡Ha...! ¡No puede ser! ¡Eres igual que yo! ¡Eres un Ser Mágico que puede dividir su alma!
- Si- le dijo el de la boca enorme- ¡Y tuve que utilizar una de esas partes para crear el sello!
- ¡Ja! Te dije que no te sería fácil Shinji...- dibujó una maliciosa sonrisa.
- Borra esa sonrisa de tu cara, el sello ya está hecho, el poder del Gran Demonio me pertenece ahora- dijo la voz del líder a su espalda.
La chica de dio vuelta, el Shinji original estaba ahí- Si... felicitaciones... el poder del “Gran Demonio de Fuego” es tuyo. Ahora, si me permites, iré a mi cuerpo a descansar y a acostumbrarme a la paz...
Y dicho esto la chica salió del cuerpo del líder de Caelum Sanguis y se metió en el suyo.
- ¿Acostumbrarse a la paz?
- Porque dijo el Gran Demonio con ese tono, como burlándose.
- No es buena señal...
- No se lo que signifiquen sus palabras, pero lo voy a averiguar... esa chica oculta muchas más cosas de lo que creemos, estoy seguro.

Cáp. 17: Traicionando a los traidores.

No hay comentarios: