Suscríbete!

7 mar. 2009

Cronicas... cap 7

en el cap anterior:
- Es cosa de magos, no importa- se centró en La Piedra, luego la apuntó con su varita y los dos ninjas vieron como su Aura se mezclaba con otra energía a medida que iba atravesando la varita. Cuando ambas energías llegaron a la punta la chica dijo- ¡Anula! ¡Destruye!
Un pequeño destello salió de la punta de la varita y al instante partió La Piedra en cuatro. En un abrir y cerrar de ojos Hadda se encontró con la cara de Toki pagada a la suya.
- ¡Al fin!- dijo el chico alegremente, luego gritó hacia atrás- ¡Ya despertó!
Pero entonces volvió a desmayarse.


Cáp. 7: Recuerdos de una amistad distante.

Parpadeó unas cuantas veces para aclararse la vista y adaptarse al lugar, ya que había mucha luz. Miró a los costados y, una vez que sus ojos se acostumbraron, vio a Toki y Kazuo sentados a su izquierda y a Mei y Kaori a su derecha.
- Al fin despertaste Hadda-sensei- dijo alegremente Kaori-. Nos tenías preocupados, estuviste mucho tiempo inconsciente.
- ¡¿Qué?! ¿Cuánto...?
- Una semana- contestó Toki, antes de que pudiera terminar de preguntar-, nadie sabe que te pasó verdaderamente.
- ¡¡He!! ¡Una semana! ¡¿Cómo....?! ¿En dónde me encontraron?
- En el barrio Heian- contestó Kaori- mi padre te encontró.
- Y... ¿yo estaba sola?
- Por que lo preguntas- dijo su padre- ¿acaso bebía haber alguien más?
- Hem... bueno...
- Encontraron a Ikkyo-kun- dijo Mei.
- Y a Shusei- agregó Toki.
- ¡¿En dónde están?!
- No sabemos, desaparecieron por la noche. Es probable que hayan despertado y se fueron- explicó Kazuo.
- ¿Estaban aquí, en el hospital?
- Si.
Hadda se recostó y miró el techo de la habitación, como todas las habitaciones de hospitales, era blanca. Se preguntó si La Piedra se había destruido completamente; aunque si estaba ahí despierta, significaba que si había resultado su hechizo. Pero aún así le preocupaba no solo La Piedra sino también sus primos y el pergamino con el alma de Nou; aunque solo se podía romper el sello con su sangre, si el pergamino caía en manos equivocadas podían pasar cosas extrañas y malas.
- ¿No encontraron un pergamino cerca de donde estábamos?
- No que sepamos- contestó Mei-, deberías preguntarle a Kaichi, él te trajo hasta aquí.
- ¿Kaichi me trajo al hospital?- Hadda se ruborizó un poco, había tenido una pequeña historia con Kaichi cuando eran adolescentes.
- Si y dos miembros más de SSEG trajeron a Ikkyo y Shusei, deberías preguntarles a ellos- agregó Kazuo.
- Si... O directamente a mis primos, quizás ellos...
- Espera- interrumpió Mei-. Primero de todo, ¿qué es lo que deberían haber encontrado?
- Un... un pergamino... uno muy poderoso.
- Y crees que Ikkyo-kun o Shusei lo hayan tomado.
- Estoy segura de que Ikkyo lo quería Mei, él intentó tomarlo, pero se lo arrebaté de las manos antes de que pudiera hacer algo.
- ¿Y para que querría un pergamino tuyo Ikkyo-kun?
- Ikkyo ya no es el ninja que conocías Mei, él ya no se preocupa por los demás, solo le importa obtener el poder que necesita para vencer a Shusei-san.
- Tienes razón...- Mei bajó la mirada- lo había olvidado, Ikkyo-kun siempre tuvo un objetivo fijo: vengar a su Clan.
Kazuo asintió- Sin importar cuanto se lo dije, Ikkyo solo pensaba en la venganza.
Toki apretó fuertemente sus puños- Nunca pensé que llegaría a tal extremo, no podía aceptarlo- todos lo miraron- Cuando Ikkyo se fue con... con...
- Llámalo quidam- dijo Hadda, el chico la miró extrañado- significa que nombras a alguien cuyo nombre no conoces, quieres omitir o es insignificante.
El chico asintió- Cuando Ikkyo se fue con quidam intenté detenerlo, luché con él y... al principio no creí que él luchara de verdad a muerte, no quise admitirlo, no... Mi mente no concebía la idea que mi mejor amigo quería matarme.
- Pero... mi papá me contó que tu y Ikkyo-san siempre competían por todo.
- Si- Toki sonrió- Ikkyo y yo competíamos en todo, yo quería demostrar que era mejor que él y...
- Y él quería demostrar que tú no podrías superarlo nunca- terminó Kazuo.
- Jeje si... y fue precisamente eso lo que nos unió más y nos convirtió en mejores amigos.
- Ikkyo también lo cree así. Él me dijo que tú fuiste su mejor amigo porque todo el tiempo le hacías recordar que debía volverse fuerte, y eso lo motivaba a seguir... tú y tu amistad lo impulsaban a seguir vivo su objetivo.
- Por... ¿por eso fue?- Toki miró hacia la ventana, perdiéndose en el cielo, como recordando esa batalla en la cascada- El mismo me lo dijo mientras peleábamos- hizo una pausa- cuando le pregunté por qué, él me contestó: “porque tu te convertiste en mi mejor amigo”.
- Pero... creí que ustedes eran amigos desde antes de ser Deshis...- dijo Mei algo dudosa.
- Lo éramos... en la academia... además... yo... yo estaba ahí...
- Es verdad, tu fuiste el único testigo no Heian de la masacre del Clan- aclaró Hadda, ya que Toki no podía continuar con la frase.
Se quedaron un minuto en silencio, cada uno con la mirada fija en un punto: Toki en el cielo, Mei en el piso, Hadda en el teche, Kaori en Toki y Kazuo en la puerta de la habitación (?). Entonces Kaori rompió el silencio.
- ¿Pero por qué? ¿De que le servía matarte? ¡Eras su mejor amigo! ¿Qué sentido tenía? Es como si yo matara a... a...- comenzó a dudar, hasta que finalmente respiró profundo y lo admitió, por primera vez en voz alta- a Takeshi.
Hadda soltó un suspiro de risa- Ese es el sentido Kaori. Matar a tu mejor amigo es el asesinato con más sentido que alguien puede cometer.
- ¡¡Que!! ¡De que hablas Hadda-sensei! ¡Cómo puede ser un asesinato con sentido! Si es tu mejor amigo se supone que...
- Te será imposible hacerle daño, exacto- terminó ella-. Ese es el sentido. Cuando matas a tu mejor amigo significa que fuiste capaz de romper el lazo más fuerte que tienes con alguien. Porque la amistad es el acto más puro y la demostración más fiel del amor. En la verdadera amistad no se pide nada a cambio, no hay excusas que valga, es el lazo más fuerte que puede crearse entre dos personas. Y romper ese lazo para siempre es la demostración perfecta de poder y frialdad, porque demuestras que eres tan poderoso como para crear y romper la unión más poderosa del mundo. Y eso, en un Heian, significa sacar a la luz el frío corazón de los ancestros demonios y activar el máximo poder del Clan: el Oniroku Jigokume.
- ¡¿Entonces Ikkyo-san peleó a muerte contra Toki-san para activar el Oniroku Jigokume?!
- Si, pero se arrepintió en el último instante- dijo Kazuo- ¿No es verdad Toki?
- ¿He?- Toki hizo memoria- ¡Oh! ¡Claro, es verdad! Cuando mi Esfera Tifón y su Kosen no Migite[1] chocaron por última vez, él pudo matarme, pero no lo hizo. Su ataque iba directo a mi corazón, pero en el último instante desvió la mano y me pegó más a la derecha y con el puño cerrado.
- Exacto- aprobó Kazuo- si Ikkyo no hubiera cerrado el puño, te hubiera matado y hubiera hecho lo que su hermano le había dicho.
- ¡Y eso es algo que Ikkyo-kun no se hubiera perdonado!- saltó Mei- Él siempre quería hacer las cosas por su cuenta, jamás se habría perdona hacer algo cómo su hermano le dijo que lo hiciera.
- ¿Por eso buscó el poder de quidam?- preguntó Kaori- ¿Para encontrar la forma de obtener el poder para vencer a Shusei-sama?
- Exacto- afirmó Hadda- y descubrir cómo aumentar el poder del Jigokume sin hacer lo quy Shusei y...- tragó saliva- y yo hicimos.
- Ikkyo intentó desarrollar al igual que yo un Oniroku Jigokume sin tener que matar a nadie- se apresuró a decir Kazuo, antes de que alguien pudiera decir algo- porque ese nivel de Jigokume también se puede activar matando a alguien con quien tengas un lazo tan fuerte como el de dos mejores amigos, por ejemplo, matando a la persona que amas verdaderamente.
- ¿Tu posees el Oniroku Jigokume Kazuo-sama?- preguntó Kaori.
- Si, pero es distinto al original, porque yo no soy un Heian; no poseo el kekkei genkai y no podía matar a mi mejor amigo, a mi novia o a mi padre porque... bueno, ya estaban muertos. Así que desarrollé una forma para evolucionas el Jigokume. Cuando Ikkyo se enteró de eso, supo que él también sería capaz de evolucionar su Jigokume sin respetar lo quy Shusei le había dicho.
- ¿Y lo logró?- preguntó Kaori.
- No lo se- respondió el hombre- Hadda...
- Tampoco lo se, pero se que Ikkyo se hizo mucho más fuerte, ahora es perfectamente capaz de vencer a su hermano.
- Recuerdo que cuando conocí a Shusei Ikkyo se enfrentó a él, pero no le fue nada bien.
- ¿Y cuando fue eso?
- Cuando teníamos doce años, Tsutomu y yo habíamos ido a buscar a Keiichiro-sama y en el camino nos encontramos con él y su compañero. Ya casi estaban por atraparme pero Ikkyo se interpuso y peleó con él... pero Shusei lo venció con una sola mano.
Al escuchar la última frase tanto Mei como Kaori tragaron saliva. Ambos conocían el poder de Ikkyo, pero no el de Shusei. El simple hecho de pensar que había vencido con una sola mano al segundo Deshi más fuerte de los últimos dieciocho años les ponía la piel de gallina.
- Shusei-san es el ninja más fuerte que conocí- dijo Hadda al ver la reacción de Mei y Kaori- pero aún no conozco al líder de Caelum Sanguis- hizo una pausa. En fin, Ikkyo ya había demostrado que podía vencer a su hermano.
- ¿Ya se enfrentaron alguna vez?
- Si- respondió Toki- yo iba a detener esa pelea para traer a Ikkyo de regreso, pero un miembro de Caelum Sanguis nos detuvo y aunque éramos cuatro contra uno apenas pudimos vencerlo.
- ¡Cuatro contra uno y apenas lo vencieron!
- Lo matamos, pero a duras penas- explicó Kazuo.
- ¿Y que pasó con la batalla entre Ikkyo-san y Shusei-sama?
- Logré detenerla a tiempo- contestó Hadda- Shusei-san estuvo a punto de morir por usar demasiado el Oniroku Jigokume; sus ojos sangraban y estuvo a punto de dejarse vencer por Ikkyo, pero llegué a tiempo y me interpuse entre Shusei y la espada de Ikkyo.
- Nunca entendí porque Shusei se iba a dejar ganar- dijo Mei.
- Porque él quiere mucho a su hermano y siempre hizo todo por él.
- Pero Ikkyo lo odia.
- Recuerdo que cuando tuvimos nuestro primer entrenamiento como equipo Ikkyo-kun me dijo que debía convertirse en ninja sin importar las consecuencias, porque debía destruir a una persona, obviamente se refería a Shusei.
- Entonces... ¿Ikkyo-sama se convirtió en ninja solo para matar a su hermano?
- Al principio no- dijo Kazuo- al principio seguía los pasos de Shusei, entré en la academia para intentar ser como su hermano, porque lo admiraba y era un ejemplo para él.
- Pero cuando fue la masacre Ikkyo se quedó solo, se hizo más fuerte y fue entonces cuando nos unimos aún más- continuó Toki-. Los dos estábamos solos, los dos queríamos volvernos más fuertes, nos mirábamos y entendíamos que éramos iguales y a la vez diferentes... seguíamos siendo amigos, pero ahora también éramos rivales, porque comenzamos a competir en todo...
Mientras Toki contaba como era su amistad con Ikkyo, Hadda miraba a Kaori, el cual tenía la mirada perdida, de seguro estaba pensando en su relación con Takeshi. Como ella ya había confirmada, Kaori se estaba dando cuenta de que su amistad-rivalidad con Takeshi era igual que la amistad-rivalidad que había existido entre Toki y Ikkyo. Luego de un rato preguntó:
- Y... ¿alguna vez se lo dijeron? ¿Alguna vez alguno de los dos le dijo al otro que era su mejor amigo frente a frente?
- Si- Toki bajó la mirada- pero cuando ya era demasiado tarde, ya les dije, en esa batalla, él me dijo que yo era su mejor amigo y yo también se lo dije, en esa batalla... y cuando nos volvimos a encontrar, casi dos años después.
- Pero antes... en las misiones, en los entrenamientos, en el examen... ¿nunca demostraron que eran buenos amigos?- insistió el chico.
Toki lo miró, recordando- Si...- dijo inseguro, luego lo recordó a la perfección- ¡Si! ¡En nuestra primera misión de rango A! Ikkyo me protegió y cuando le pregunté porque, él me dijo “no lo se, después de todo, ya lo hice”, fue ahí cuando usé el poder del kyuubi por primera vez, porque creí que él había muerte... y luego, en la invasión de quidam él dijo que no permitiría que sus mejores amigos murieran frente a él y entonces to le dije “ahora yo los protegeré, son lo más importante para mi, ahora es mi turno, yo ganaré”.
Se quedaron en silencio un largo rato, hasta que Hadda suspiró profundo y dijo:
- Hubiera dado lo que sea por haber visto esa amistad. Daría lo que fuera por recordar a Ikkyo de pequeño, por recordar cómo eran él y Shusei cuando el Clan aún existía... pero por más que intente no puedo, no logro recordar las sonrisas en ambos... solo recuerdo las miradas de odio de Ikkyo y la fingida indiferencia de Shusei.
- No lo entiendo... explícate bien Hadda.
- Si, explica todas las cosas sobre Shusei que dijiste.
- Une las pistas que diste.
Hadda miró a su padre, el cual asintiendo le dijo:
- Recuerda el secreto del Tercero y el SSEG.
Toki, Mei y Kaori contuvieron el aliento, esperando la respuesta de la chica:
- Está bien- respiró profundo-. El Clan Heian, en tiempos del cuarto Hikokuo, quiso dar un golpe de estado, utilizando su alianza con kyuubi, pero bueno todos sabemos el final.
- Mi padre selló al kyuubi dentro mío, si. Continúa.
- Bien, cuando el Tercero volvió al poder, se vio azotado por sus consejeros y por el SSEG. Por lo que luego de unos años convirtió a Shusei en el líder de SSEG para tener un informador del Clan. La cosa es quy Shusei quería proteger a la aldea y a su hermano y solo tuvo una opción: aceptar la misión de asesinato al Clan Heian- los tres chicos abrieron los ojos de par en par- Shusei cumplió su misión, pero tuvo un fallo: Ik...
- Ikkyo quedó vivo y yo presencié todo- terminó Toki, perplejo.
- Exacto. Y la Aldea aún estaba en peligro a causa del kyuubi. Fue entonces cuando Shusei se unió a Caelum Sanguis, para pasarle información a jiraiya sobre la organización y para posponer lo más posible el ataque de Caelum Sanguis a la Aldea y a Toki.
- Espera- interrumpió Mei- ¿Entonces Shusei asesinó al Clan y se unió a Caelum Sanguis para proteger a la Aldea y a Toki?
- Si. ¿Y sabes porque aceptó tu renuncia papá? ¿Sabes porque, a pesar de que todos se oponían, te dejó ir de SSEG?
- Nunca lo supe, porque tenía entendido quy Shusei me consideraba su mejor miembro.
- Si, eras su mejor miembro. Pero te dejó ir, porque si tú hubieras continuado en SSEG cuando ocurrió la masacre, él habría tenido que matarte para que no lo siguieras; y él te quería vivo, porque sabía que tú eras mi padre. Él adoraba a mi madre y sabía que ella estaba enredada en cosas peligrosas y que podía morir en cualquier momento, por eso te dejó ir, porque tú debías vivir para protegerme y cuidarme a mí- hizo una pausa-. Eso no pasó, pero Shusei me buscó por mucho tiempo para traerme a tu lado, él quería que tú me criaras como ninja, como Heian, y junto a Ikkyo.
- ¡¿Por eso tu fuiste nuestro sensei, Kazuo-sensei?!- saltó Toki- ¡Porque Shusei quería que tú entrenaras a Ikkyo y el Tercero lo sabía y por eso te asignó a nosotros! ¿Verdad?
- Si... probablemente habrá sido por eso... no lo se... yo no sabía quy Shusei me quería como tutor de Hadda y de Ikkyo.
- ¿Pero porque te eligió a ti?- preguntó Kaori- Quiero decir... tu no eres Heian, ¿por qué no entrenarlos él mismo?
- Porque Shusei quería que Ikkyo y yo creciéramos como buenos ninjas, creyendo que nuestro Clan era bueno y noble y que protegiéramos a la aldea.
- Pero eso no pasó- dijo el chico- Por lo menos no con Ikkyo, que hizo todo lo contrario. Tú si hiciste lo que él había planeado.
- Si... créeme, Shusei esta muy dolido por lo que Ikkyo hizo, ya que está siguiendo los pasos del Clan.
- ¿Los pasos del Clan?
- Si, quiere obtener el poder de donde sea para destruir la Aldea del Fuego.
- ¡Ikkyo quiere destruir la Aldea del Fuego!- le gritaron todos, incluso kakis, al mismo tiempo.
- Bueno... si. Pero no directamente. Quiero decir, Ikkyo es el líder de un equipo cuyo principal objetivo es matar a Shusei-san; y si él muere, entonces el líder de Caelum Sanguis buscará un reemplazo y que mejor reemplazo para un Heian que otro Heian. Sin Shusei-san en Caelum Sanguis la organización atacará la Aldea, la destruirá y conseguirá el poder del kyuubi.
- ¿Pero como estás tan segura de que Ikkyo-kun no evitará el ataque a la aldea?- preguntó Mei.
- Porque conozco a Ikkyo, él no va a evitarlo, estoy segura.
- ¡Y cómo estás tan segura de que la Aldea del Fuego caerá ante Caelum Sanguis!
- Piensa Mei, solo vinieron cuatro y perdimos a casi todos nuestros Chimus y a nuestro sannin, ¿te imaginas que pasaría si vinieran todos los miembros?
Todos se quedaron callados, era verdad, si todos los miembros de Caelum Sanguis invadían la Alda, sería el fin. Luego se un rato Kaori le preguntó a su sensei:
- Si Shusei-sama está protegiendo la Aldea, ¿por qué Caelum Sanguis atacó?
- Porque Shusei no estaba en ese momento junto a la organización; aún así algo debe haber hecho, porque solo vinieron cuatro... no lo se... ¿Saben los nombres de los que atacaron?
- Si- dijo Kazuo- fueron Naiki, Hisao, Yuriko y Takuma.
- ¿Ellos cuatro? Lo ven, son los miembros más débiles, ¿se imaginan si hubiera venido Shinji, Kasuya, Kaname o Yusei?
Los cuatro se la quedaron mirando. Por más peros que quisieran poner, ella tenía razón. Shusei estaba protegiendo a la Aldea e Ikkyo estaba segado por la venganza. Los papales habían cambiado: Shusei era el amigo y Ikkyo, el enemigo.

Cáp. 8: El cielo teñido de sangre.


[1] Kosen no Migite: Del japonés. Rayo de Mano.

No hay comentarios: